Intermitentes

   Se querían a ratos, y no siempre al mismo tiempo. A veces estaban juntos y tenían la mente a kilómetros de distancia. Otras, se pensaban desde lejos y les bastaba con imaginarse. En ocasiones se echaban de menos, pero no en el mismo momento. Y debido a estas circunstancias, no faltaba quien les advirtiera de que esa intermitencia no podía ser amor, pero a ellos les daba lo mismo. Daba igual cómo se llamara aquello que tenían, porque lo único cierto era que ya no podían no tenerse.


2 comentarios:

Sad Hummingbird dijo...

Cuánto cuentas en tan pocas líneas... cuán identificada estoy yo con esa situación. Qué duro es, pero sólo por momentos. Sólo los instantes en que me acuerdo de echarle de menos.
Un saludo, me quedo por tu rincón.

Belén Lorenzo Francisco dijo...

Ánimo, Sad, y gracias por quedarte por aquí.
Un abrazo.